Skip to main content
Palabras clave
Tipo de experiencia

Conservación

Ámbito Territorial

Cataluña

Situación de partida

La supresión de una parte de las especies competidoras permite el desarrollo de tejos que de otra manera se verían suprimidos o bien subsistirían dominados dentro del sotobosque, perdiendo la guía apical y alargando ramas laterales en la búsqueda de la luz. Con actuaciones silvícolas de regulación de la competencia se favorece el crecimiento en diámetro y altura de los tejos, su floración y fructificación, así como la capacidad de reclutamiento de nuevos vástagos.

El crecimiento y regeneración del tejo mejora significativamente con la ejecución de tratamientos de dosificación de la competencia (Caritat & Bas 2007, Ruprecht et al. 2010, Camprodon et al. 2015). La producción de frutos de los tejos y de otras especies acompañantes de interés para la fauna también es susceptible de mejorar después de una reducción de la competencia por la luz (Camprodon et al. 2015).

La misma actuación puede aplicarse sobre otras especies características o de interés del hábitat: Ilex aquifolium, Tilia cordata, Sorbus aria, S. domestica, S. torminalis, Crataegus monogyna, Phillyrea latifolia, etc.

Objetivos

El objetivo es mejorar la vitalidad de los tejos y la capacidad de reclutamiento por medio de la disminución de la competencia de otras especies sobre el tejo. Estas actuaciones permitirán también disminuir la susceptibilidad de los tejos al ataque por hongos, reducir el peligro de incendio forestal e incrementar su adaptación y resiliencia frente al cambio climático.

Acciones desarrolladas

Los métodos a utilizar serán las claras selectivas (de intensidad fuerte o moderada), la poda de ramas de árboles grandes y la eliminación de especies leñosas alóctonas. Estas actuaciones implican un trabajo de marcaje pie a pie para diseñar la actuación silvícola de forma individualizada, según el tipo de competencia y la tipología de bosque.

  • Tratamiento 1. Clara moderada. Dirigida a reducir el área basal en un radio de 5 m del tejo, pero evitando abrir demasiado el dosel (figura 1). Para reducir la competencia se prioriza el tratamiento de los árboles en este orden: 1) competencia apical, mecánica y lumínica en tejos juveniles y adultos, 2) competencia mecánica lateral, 3) competencia hídrica, a menudo ya incluida en los tratamientos previos.

En promedio se propone una reducción del 40% del número de pies competidores (o de la cobertura de copas). Esta reducción se sitúa entre los valores del 45% en los rodales más densos y del 25% en los rodales más claros.

  • Tratamiento 2. Clara fuerte. Dirigida a reducir la cubierta arbolada en un radio alrededor del tejo/s objetivo que puede alcanzar una distancia de unos 10-12 metros del tejo. Se prioriza la reducción de la competencia lumínica lateral en función de la iluminación que puede recibir el mismo, es decir incidiendo sobre los árboles que interfieren la entrada de luz según el recorrido del sol. Se aplica prioritariamente en pies hembra adultos del estado dominante (orientativamente de al menos clase diamétrica 10 cm). La reducción de la cobertura es similar a la clara moderada, pero con un incremento superior en la luz directa incidente (del 36,5 al 61%). No extraer más del 35-40% del área basal, para evitar abrir demasiado las copas. En toda clara se trata de ser prudente, para no exponer el tejo a una excesiva entrada de luz (Perrin & Mitchell 2013). Por su temperamento de sombra, especialmente en la región mediterránea, hay que velar por no sorprender a los individuos con una puesta en luz brusca.

En los tejos tratados se midió el porcentaje de hojas afectadas (amarillentas y mustias). Las diferencias son significativas entre los tejos control y las claras fuertes, pero con un porcentaje mínimo de afectación de copa (11% de media del volumen de copa). En las claras suaves la afectación era despreciable e inferior a los tejos control, probablemente debido a que la reducción de competencia redujo el estrés en un año (2016) particularmente afectado por la sequía estival.

  • Tratamiento 3. Podas. Poda media o alta (de 2 a 5 m) de las ramas vivas que interfieren –o puedan interferir en un futuro- el crecimiento apical o bien interceptan la luz. Se pueden aplicar podas aún más altas en casos de tejos de gran tamaño.
  • Tratamiento 4. Eliminación de especies leñosas alóctonas. Se priorizan especies de carácter invasor, como por ejemplo las robinias. Se entiende como una mejora del hábitat de forma independiente a si la alóctona compite o no directamente con pies de tejo. Se procede por inyección de glifosato, en la concentración que indique el fabricante, en perforaciones en la base del tronco. Se efectúan varias perforaciones en un ángulo de 45 grados, en cantidad creciente según el diámetro de tronco. No se corta el árbol hasta que está totalmente muerto.

Tratamientos recomendados según el tipo de bosque (adaptado de Caritat et al., 2015):

  • Tipo 1. Tejeda densa. El tejo puede llegar a densificarse hasta el punto de impedir su regeneración y la de otras especies. Clara moderada de individuos de tejo u otras especies del estrato dominante. Las actuaciones se centrarían sobre todo en favorecer pies madre muy tapados, para estimular la fructificación, en individuos veteranos de mayor valor patrimonial, en especies acompañantes características y escasas y en grupos de regenerado de tejo. En rodales adultos muy densos y de la misma clase de edad se puede experimentar la apertura de pequeños claros para favorecer el regenerado.
  • Tipo 2. Bosque mixto de tejo con coníferas y frondosas. La competencia lumínica e hídrica es intensa en alta densidad en estadio de fustal joven o medio sobre el tejo, acebo y serbales. Las actuaciones se centrarían sobre todo en favorecer pies muy tapados de todas las edades por medio de claras de moderadas a fuertes. En pinos grandes dominantes puede aplicarse el anillado, especialmente si hay regenerado que podría verse afectado por la caída del árbol (ver desglosado) o bien la poda alta.
  • Tipo 3. Tejeda madura. Los tejos muy maduros suelen sufrir la competencia lateral mecánica y lumínica. Se recomienda clara moderada o poda alta de los árboles competidores, a menudo de gran tamaño.
  • Tipo 4. Encinar con tejo. La competencia mecánica, por la luz y el agua suele ser muy fuerte cuanto más elevada es la densidad del arbolado. Realizar claras fuertes o moderadas de encinas y otras frondosas y coníferas acompañantes que compiten con el tejo y especies características. Acompañar con poda media o alta de pies de frondosas de mayor tamaño, sobre todo cuando son de dimensiones excepcionales o de presencia rara en el conjunto de la masa (Quercus, Acer, Tilia, Fraxinus, Prunus, etc.). Preservar los pies de frondosas raras, a pesar de que puedan competir con el tejo, en especial si tienen mejor porte o posibilidad de crecimiento.
  • Tipo 5. Hayedo con tejo. Los tejos y acebos suelen crecer en grupos en claros o bajo el dosel de hayas. Se puede favorecerlos con una clara moderada o poda alta de las hayas competidoras. En algunas hayas dominantes de porte recto puede aplicarse el anillado, especialmente si hay regenerado que podría verse afectado por la caída (ver desglosado).
  • Tipo 6. Pinar con tejo. En estadio de fustal adulto regular las coníferas suelen promocionar en un estrato dominante, muy por encima de la altura de los tejos más altos, lo que reduce la competencia mecánica y lumínica sobre los tejos, limitándola a las ramas bajas de la copa de los pinos. La clara moderada suele ser suficiente, a excepción de rodales con elevada densidad de pinos. En pinos grandes dominantes puede aplicarse la poda alta o el anillado, especialmente si hay regenerado que podría verse afectado por la caída del árbol (ver desglosado).
  • Tipo 7. Formaciones donde el tejo forma parte del sotobosque o llega a formar un estrato arbóreo subordinado. Los juveniles pueden estar bien protegidos por el dosel arbóreo y esperar la oportunidad de promocionar con la mortalidad de árboles vecinos. Si no se da, suelen acabar con copas muy deprimidas por competencia mecánica y sin fructificación por falta de luz. Efectuar una clara de los pies vecinos (a menudo un solo individuo) que contactan con la copa o las raíces con el tejo juvenil o adulto dominado. Se pueden cortar o podar los pies de segunda línea o de más altura que en un futuro impedirán el crecimiento apical del tejo subordinado.

Resultados obtenidos
  • Prunus laurocerasus. Tratamiento inicial satisfactorio, aunque la efectividad no al 100%, y por eso es necesario repasar en los años sucesivos. Los restos de corta conviene apilarlos después del tratamiento inicial, para favorecer los futuros trabajos de repaso-mantenimiento.
  • Trachycarpus fortunei. Tras la corta inicial, las palmeras no suelen rebrotar. Sí que es habitual que, tras eliminar palmeras pequeñas mediante arrancado en un rodal, vuelvan a aparecer en los años siguientes nuevos ejemplares porque se queden algunas muy pequeñas o semillas, por lo que es necesario repasar las zonas de actuación.
  • Phyllostachys sp. Tras la primera revisión de septiembre de 2018, se observan rebrotes de 0,5 metros de altura. Tras la revisión de julio de 2019, se observa que el tratamiento no resulta efectivo ya que la mayoría de los bambús rebrotan con fuerza. Se abandona de momento la lucha contra el bambú por no obtener resultados suficientemente buenos y se decide centrar los esfuerzos en actuaciones sobre otras especies que den mejores resultados.
  • Paulownia tomentosa. El tratamiento realizado ha resultado eficaz, por lo que no ha sido necesario plantear actuaciones de seguimiento y control. No obstante, conviene revisar si hay plantas cortadas con semilla, ya que podrían brotar en el futuro.
  • Diospyros virginiana. Tratamiento inicial eficaz, tanto en las zonas experimentales en donde se cortan todos los caquis que se levantan por encima de 1m, con posterior aplicación de herbicida, como en el resto de actuaciones realizadas, no se aprecian rebrotes posteriores al tratamiento. El anillado sin herbicida no resulta eficaz ya que las plantas rebrotan.
  • Fallopia sachalinensis. Se puede controlar mediante la aplicación localizada con mochila de herbicida, aunque es preciso insistir y repasar las zonas de actuación para terminar de controlar los rebrotes.
Entidades implicadas
Acciones de comunicación

Véase la referencia Taxus.cat en el apartado «Más información».

Periodo de desarrollo del proyecto
Rango presupuestario

Más De 100.000€  – Inversión: 1.220.947 € (total proyecto LIFE).

Fuentes de financiación
  • Fondos europeos: LIFE:75% (contribución comunitaria sobre el total).
Observaciones

Esta ficha ha sido elaborada en el marco del proyecto LIFE REDBOSQUES (LIFE15 GIE/ES/000809), como parte de la acción B.4. (Identificación de buenas prácticas para la gestión de bosques con objetivos de conservación y adaptación al cambio climático).

Objeto de conservación sobre el que se actúa

  • Gestión de hábitats/ecosistemas: 9580*. Bosques mediterráneos de Taxus baccata.