Skip to main content

Vivencia Dehesa es el proyecto que gestiona el Área Privada de Interés Ecológico Valdepajares de Tajo, espacio natural protegido perteneciente a la Red de Áreas Protegidas de la Junta de Extremadura. A diferencia del resto de áreas protegidas de Extremadura, Valdepajares de Tajo es gestionada únicamente de manera privada por la propiedad. El plan de gestión que regula los usos permitidos tanto espacial como temporalmente fue redactado por los técnicos del proyecto, pero avalado y aprobado por la Junta de Extremadura. Del mismo modo, la financiación para el correcto funcionamiento de este espacio protegido proviene de fuente privada, sin disfrutar de ningún tipo de ayuda o subvención. Vivencia dehesa desarrolla varias líneas de trabajo para mantener una plantilla estable y mejorar los ecosistemas del espacio.

Ejecuta una producción primaria que persigue obtener una materia prima de calidad (ganado ovino porcino, miel, plantas aromáticas y medicinales) a la vez mejora las condiciones ambientales del lugar en el que se realiza. Los resultados de esa mejora ambiental son analizados por la Universidad de Extremadura y por laboratorios externos y son compartidos con amplios sectores de la sociedad a través los altavoces de Vivencia Dehesa. Éstos son: rutas de ecoturismo, cursos de formación, actividades exclusivas de comunicación, Bioblitz o educación ambiental para escolares de la zona.

El dinero generado en las actividades productivas es distribuido en el salario de los empleados, acciones de mejora de los ecosistemas de Valdepajares de Tajo, formación de los empleados y ampliación de líneas de trabajo. Estamos convencidos de que existe otra manera de poder vivir en el medio rural y en los espacios naturales protegidos y por ello colaboramos con todo tipo de asociaciones y actores privados para compartir con ellos nuestra experiencia y errores.

Tipo de experiencia

Dinamización socieconómica

Ámbito Territorial

Extremadura

Entidad Responsable de la experiencia

Agrotechnical Services SL

Situación de partida

La propiedad de Valdepajares de Tajo compró la finca a principios de la década de los años 90, en principio destinada a recreo. Se mantuvo el alquiler de los pastos a un ganadero de la zona y se intentó instalar un cultivo intensivo de olivar sin éxito. Con el trascurso de los años la propiedad fue siendo consciente del deterioro ambiental del espacio, por lo que contactaron con el permacultor austríaco Sepp Holzer quien diseñó una reforma paisajística de la finca estudió los problemas del entorno y dio soluciones los mismos. Tras dos años de trabajo, se retiró el ganado vacuno durante unos años para permitir la regeneración del pastizal, se modificó de manera radical el sistema de poda del encinar, se habilitó un filtro verde para depurar las aguas residuales de las viviendas; se ejecutaron reforestaciones y siembras de especies autóctonas y lo que tuvo una mayor importancia: se habilitaron 16 humedales naturalizados (sin introducir material artificial) que sufren las variaciones ambientales del clima mediterráneo y que actúan como un sumidero de biodiversidad en medio de la dehesa. En ese momento se sembró la semilla del proyecto Vivencia Dehesa, que comenzó a germinar con la idea de aprovechar las plantas aromáticas y medicinales silvestres de la dehesa para elaborar cosmética ecológica.

Objetivos

El objetivo del proyecto Vivencia Dehesa es conseguir una conservación del patrimonio natural y cultural de la dehesa que genere riqueza por el mero hecho de llevarse a cabo. Nuestro trabajo diario se basa en implementar técnicas regenerativas que permiten la mejora de las condiciones del suelo, de aumentar la filtración del agua de lluvia y así reducir la erosión del suelo, de que el riego aportado al cultivo se distribuya de manera más homogénea y eficiente, de fomentar la biodiversidad en los cultivos en todas las escalas (animal, vegetal y microbiológica). Utilizamos especies autóctonas en nuestros cultivos para elaborar una cosmética BIO con usos terapéuticos y para que las abejas de nuestras colmenas tengan comida todo el año. Además, el objetivo por el cual manejamos al ganado de forma holística es para conseguir una mayor diversidad, cantidad y calidad del pasto, no tener que alimentar a los animales con pienso y que estos herbívoros vivan como tal todo el año. Obviamente el objetivo de producir es el rendimiento económico para mantener la plantilla, pero queremos ir más allá y que el resultado sea mejor que el resto para posicionarlo mejor en el mercado, ya que tendrá mejores características que otros productos similares. Decidimos elaborar la cosmética con un 0% de productos derivados del petróleo (aunque la ley lo permita), sin perfumes y con una formulación basada en solucionar problemas de salud. El resultado del manejo holístico es visible en los animales (más sanos, más productivos y con una lana de mayor calidad y más cara). Y de lo que más orgullosos estamos: cinco ecosistemas en Valdepajares de Tajo con cada vez mayor biodiversidad y en mejor estado de conservación y una plantilla estable de jóvenes formados y viviendo en entornos rurales.

Acciones desarrolladas

En el área de agricultura se trabaja para conseguir aliarse con la naturaleza y conseguir así, una mayor producción y de mayor calidad. Los cultivos se diseñan en “línea clave” para hacer un uso más racional del agua (ya sea de lluvia o de riego) gracias al estudio de la topografía del terreno. Las semillas son sembradas con los minerales que necesitarán durante los dos días siguientes de su germinación y así no tener competencia con las especies ya presentes en el cultivo. Especies que además son utilizadas como abono verde y como aireadoras del suelo por sus raíces. Se elaboran en la finca abonos fermentados con subproductos de otras actividades cercanas a la finca para aportar a nuestras plantas los minerales que necesitan, junto con microorgnismos nativos del suelo reproducidos para tener un mejor resultado. No se utilizan herbicidas, se desbroza de manera selectiva cuando es necesario y así se amplía el periodo durante el cual estas plantas “no deseables” captan CO₂ y emiten oxígeno. Una vez recolectado, se envían partidas a analizar por un laboratorio externo y mantener la trazabilidad. El ganado ovino va moviéndose en diferentes cuarteles o parcelas que han sido dimensionadas en función del número de animales, diversidad de pasto, época del año y tiempo de permanencia. De esta manera se respetan los periodos de recuperación del pasto y aseguramos que no sólo haya para el año que viene, sino que el ganado ejerza un impacto positivo en el mismo. Se han realizado reposiciones de conejo de monte como base de la cadena alimenticia mediterránea. Se elaboran censos y muestreos de flora y fauna en cada época del año para divulgar las consecuencias de nuestras acciones. Se realizan rutas de ecoturismo y educación ambiental a todos los niveles para compartir nuestra biodiversidad e historia.

Resultados obtenidos

Tras años desarrollando el proyecto Vivencia Dehesa la biodiversidad de Valdepajares de Tajo ha aumentado considerablemente, aunque aún a día de hoy sigue instalándose nuevas especies. Desde aves acuáticas antes inexistentes hasta forestales como el pico menor; las nutrias o el meloncillo no se habían visto en la zona o las 11 especies de anfibios que podemos ver alrededor de las lagunas reflejan el aumento de la biota de este espacio natural. El hecho de que en un espacio relativamente pequeño haya 5 ecosistemas bien diferenciados (dehesa, monte mediterráneo, berrocal granítico, ecosistemas acuáticos y el ecosistema puramente antrópico que configuran los huertos) permite realizar rutas de ecoturismo, jornadas monotemáticas de la trashumancia, bioblitzs, educación ambiental y cursos específicos de medio ambiente, agricultura o apicultura para conseguir un reporte económico al proyecto y un resultado a medio y largo plazo derivado de la divulgación y comunicación de la historia, legado y vida que atesora nuestra dehesa y ecosistemas asociados. Como resultado de la agricultura ecológica regenerativa de las aromáticas y medicinales de la finca es destacable el posicionamiento que nuestra empresa de cosmética bio terapéutica ha conseguido, cuyos beneficios se testan en hospitales de la Comunidad de Madrid. Aunque seguimos trabajando en la importancia del reconocimiento social de las cualidades de la carne de pasto (animales que viven en extensivo comiendo únicamente hierba), sí que hemos logrado que varias cooperativas reconozcan las excelentes características de la fibra que producen las ovejas de la finca, pudiendo obtener un mayor beneficio económico por su lana. Además, derivada de la gestión que hacemos de nuestras colmenas, en 2018 recogimos el premio europeo “Bee Award” otorgado por ELO (European Landowners Organization), organización privada con la que colaboramos. Y sobretodo, tener una plantilla de 7 personas que viven de y por la conservación de la naturaleza.

Beneficiarios y destinatarios del proyecto

Al tener varias líneas de actuación en nuestro proyecto, los beneficiarios también se diversifican: por un lado, los consumidores de nuestros productos: cosmética, miel, carne y lana de calidad. Se han demostrado los beneficios de consumir productos de producción ecológica tanto a través de la piel, como es el caso de la cosmética, como en la alimentación. Por otro lado, nuestros visitantes y clientes se enriquecen conociendo nuevas formas de trabajar en el medio natural o el legado de la dehesa y el conocimiento ecológico local o disfrutando de la biodiversidad y la magia de la naturaleza. En este punto siempre hacemos referencia a los servicios ecosistémicos de los que no solemos cerciorarnos. Dejar de lado el sedentarismo por un día para pasear por nuestra dehesa, disfrutar de un recuerdo que nos viene al oler ciertas flores o entusiasmarnos por presenciar en vivo una escena cotidiana de la fauna salvaje son algunas de las situaciones de las que nuestros visitantes son conscientes tras realizar una ruta de ecoturismo con nosotros. No sólo nos enriquece aprender las diferencias de patrones de distribución de una especie, también lo intangible que nos llevamos a casa tras un día en un espacio natural protegido. Tenemos muy asumido el eslogan “conocer para proteger”, pero creemos que también nos debe emocionar y tenemos que disfrutar con ello. Por último y casi tan importante como el reporte económico que nos ofrece al equipo de Vivencia Dehesa la conservación activa que realizamos, es el tejido comercial que hemos establecido con empresas de la zona. Como ejemplos, el cáterin del pueblo, la panadería artesana o la pequeña quesería de Peraleda de la Mata han visto incrementados sus ingresos como consecuencia de las visitas al espacio natural protegido de Valdepajares de Tajo.

Innovación que aporta

No aplica.Para nosotros la innovación radica en ser conscientes de que las actividades del sector primario se realizan en el medio natural y no al margen de él. Que si nos aliamos con él conseguiremos más y mejores resultados para lo que producimos y para el entorno en el que lo producimos, pero para ello hemos de conocer cómo funciona el sistema y cómo no perjudicarlo. Las acciones de agricultura regenerativa y de manejo holístico no son invención nuestra, pero investigamos y nos formamos cada día en cómo implementarlas de la manera más efectiva posible. Nuestro anhelo es llegar a más propietarios o gestores de fincas para que se lancen a trabajar de esta manera, por lo que trabajamos con la Universidad de Extremadura para evaluar los resultados de nuestras acciones y de este modo tener valores cuantitativos. Además, esos datos los compartimos con personas interesadas a través de cursos con la Escuela de Organización Industrial (EOI), escuelas de formación agraria de Extremadura o en nuestros cursos presenciales en la finca, o con los socios de ELO a nivel europeo. Nuestros proveedores son locales o comarcales en la medida de lo posible para que nuestra sociedad más cercana cambie la manera que tienen de ver el trabajo en un espacio natural protegido. A nivel local, después de varias jornadas de puertas abiertas y seminarios empiezan a cambiar la idea de que proteger es igual a prohibir, sino como una manera de diversificar recursos y ver a la biodiversidad como una oportunidad.

Periodo de desarrollo del proyecto

2020

Rango presupuestario

Más de 100.000€

Fuentes de financiación

Apoyo privado (patrocinios, mecenazgo…)

Contactos
author avatar
MrAddison